El 810101038 y tus comentarios

El 810101038 y tus comentarios

Entre los blogs que voy siguiendo hay uno muy especial que siempre hace pensar con los comentarios que publican sus autores. Este blog es http://ateneonavalcarnero.blogspot.com. Y el artículo que me inspira es éste:

Caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:

- Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?
Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:
-Estoy escuchando el ruido de una carreta…
-Eso es, dijo mi padre. Es una carreta vacía.
Pregunté a mi padre:
- ¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la vemos?
Entonces mi padre respondió:
- Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.
Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: “Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”.
La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirles a los demás descubrirlas, recuerda que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero.

“Nadie está más vacío, que aquel que está lleno del Yo mismo”.

“Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio: NUTRIENDO”.

Esta interpretación me deja un poco asustado, asustado porque me parece cierto que en la mayoría de las veces el vacío interior se llena de voces en el exterior. Asustado, digo, porque se pone el énfasis en el silencio como muestra de humildad. Considero que no tenemos que permanecer callados nunca con la intención de no parecer vacíos; hasta cuando decimos tonterías nos debemos a nosotros mismos el placer de expresarlas. También el de aceptar la crítica de las mismas.

Y digo esto porque nunca considero vacío a alguien vacío por estar lleno del Yo mismo. Es más es al Yo mismo a quien debe querer como a sí mismo porque es quien le acompaña todos los segundos de su vida. Podemos eliminar nuestros deseos más bajos de nuestro discurso, modular nuestro comportamiento frente a otros, convivir exige restricciones al Yo mismo. Y lo que es aún peor, estate seguro de que alguien te odiará por alguna razón (inexplicablemente falta de valor y trascendencia). Asustado porque puede hacer callar a mucha gente, unos llenos de Yo mismos interesantes para mi (y quizás no para ti) y otros llenos de Yo mismos interesantes para ti (y quizás no para mi, o sí).

Quiero recordaros a tod@s que aquí podéis hacer todo el ruido que os parezca. Vuestros Yos mismos son bienvenidos por ridículos y simples que os parezcan y queremos conocerlos.

Presentanoslo llamando al 8 10 10 10 3 8. Elige 1 para un tema cualquiera o 3 para dejar un monólogo de dos minutos sobre el tema que quieras. Te costará lo que una llamada a fijo en España y disfrutarás sintiéndote importante.

Fuente:http://ateneonavalcarnero.blogspot.com.es/2013/03/la-carreta-vacia.html